Preocupación por un petrolero en el Estrecho de Ormuz

Un petrolero con base en Emiratos Árabes Unidos y que navegaba por el Estrecho de Ormuz se internó el martes en aguas iraníes y dejó de transmitir su ubicación hace dos días, según datos de rastreo, despertando preocupaciones sobre su estado en medio de crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos.

No estaba claro qué le ocurrió el sábado por la noche al petrolero Riah, de bandera panameña.

Sin embargo, su última posición conocida lo situaba rumbo a Irán. Otros petroleros han sido atacados en la región del Golfo Pérsico, que se ha visto en el centro de una crisis en torno al maltrecho acuerdo nuclear iraní con potencias internacionales.

Las preocupaciones sobre el Riah crecían mientras Irán mantenía su propia campaña de presión sobre su programa nuclear, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sacara a su país de forma unilateral del pacto nuclear.

Irán superó hace poco los límites de producción y enriquecimiento de uranio establecidos por el acuerdo internacional de 2015, en un intento de presionar a Europa para que mejore los términos del pacto y le permita vender su crudo en el extranjero.

Sin embargo, esas tensiones también han hecho que Estados Unidos envíe miles de tropas adicionales, bombarderos y cazas a la región. Los misteriosos ataques contra petroleros y el hecho de que Irán derribó un dron de vigilancia estadounidense han avivado el temor a un conflicto armado.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, dijo el martes que su país tomará medidas contra la toma de un superpetrolero iraní que cargaba 2,1 millones de crudo ligero. El buque fue capturado este mes con ayuda de marines británicos en aguas de Gibraltar.

En un discurso televisado el martes, Jamenei describió la captura del barco como “piratería”.

“Dios mediante, la república islámica y sus fuerzas comprometidas no dejarán este mal sin respuesta”, afirmó.

Gran Bretaña facilitará la liberación del buque si Teherán garantiza que el barco no incumplirá sanciones europeas sobre las entregas de crudo a Siria, según dijo el sábado el secretario británico de Exteriores, Jeremy Hunt

Por otro lado, el ministro iraní de Exteriores planteó por primera vez el lunes que su país negociar su programa balístico país con Washington, si Estados Unidos deja de vender armas a sus aliados en Oriente Medio.

Mohammad Javad Zarif hizo esas declaraciones en una entrevista con NBC News que se emitió el lunes.

Irán mantiene desde hace años que su programa de misiles balísticos, dirigido por su Guardia Revolucionaria, solo tiene fines defensivos. El acuerdo nuclear de 2015 no incluía su programa de misiles.

Las armas estadounidenses “llegan a nuestra región, hacen que nuestra región esté lista para explotar. De modo que si quieren hablar de misiles, primero tienen que dejar de vender todas estas armas”.

Irán critica desde hace tiempo la venta de armamento estadounidense en la región.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes