May critica intolerancia y absolutismo en política mundial

La primera ministra británica Theresa May criticó el miércoles la intolerancia y el absolutismo en la política mundial, en un mensaje que muchos considerarán dirigido a su sucesor como líder británico y al presidente estadounidense Donald Trump.

May, quien deberá abandonar el cargo en una semana luego de tres años al mando, condenó “las políticas de división” y lamentó que “hay quienes están perdiendo la capacidad de estar en desacuerdo sin invalidar las opiniones del otro”.

May anunció su renuncia el mes pasado luego que el Parlamento rechazó su propuesta de separarse de la Unión Europea, que buscaba una salida ordenada del bloque. La propuesta fue derrotada en parte por legisladores pro-Brexit que consideraron que mantenía demasiados lazos entre Gran Bretaña y la UE.

"Hoy en día, la incapacidad de combinar principios con pragmatismo y hacer concesiones cuando es necesario parece haber guiado a todo nuestro discurso político por el sendero equivocado”, dijo la mandataria en un discurso en Chatham House, una institución dedicada al estudio de la política internacional.

“Ello ha llevado a lo que es en efecto un tipo de absolutismo, según el cual si uno expresa su opinión a todo volumen y por mucho tiempo conseguirá lo que quiere, o que movilizar a la facción propia es más importante que tratar de convencer a otros”, añadió.

En su último discurso importante como mandataria, May condenó las políticas “que dividen al mundo en ganadores y perdedores y que consideran la cooperación mediante instituciones internacionales como señal de debilidad en vez de fortaleza”.

Defendió la cooperación internacional y enfatizó la necesidad de mantener el Acuerdo de París para limitar los efectos del cambio climático, y el acuerdo nuclear con Irán, ambos rechazados por Trump.

May ha tenido en ocasiones relaciones difíciles con el presidente estadounidense, quien ha tildado de “torpe” su estrategia hacia el Brexit y quien ha dicho que ella debió hacerle caso y debió haber demandado a la UE. La semana pasada, el embajador británico en Washington renunció poco después de que se revelaran cables en que calificaba al gobierno de Trump de “caótico y “disfuncional”.

Los dos hombres que compiten para reemplazarla _ Boris Johnson y Jeremy Hunt, ambos conservadores _ prometen lograr lo que May no pudo, es decir abandonar la UE ya sea con o sin acuerdo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes