Italia endurece su legislación contra la violencia machista

El Parlamento italiano aprobó hoy una ley que endurece la legislación contra la violencia machista, estableciendo cauces más rápidos para las denuncias o castigando la coacción con imágenes íntimas de la víctima o los matrimonios forzados.

El Senado aprobó el proyecto de ley "Codice rosso" (Código rojo) con los votos de los partidos del Gobierno, el populista Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, pero con las críticas de la oposición de izquierdas y los sindicatos, que lo ven insuficiente.

La nueva ley establece "un catálogo de delitos en los que se incurre con la violencia machista y se modifica el Código Penal para acelerar la apertura de los juicios y la toma de medidas para proteger a las víctimas", según consta en el texto de la norma.

Los casos de violencia machista tendrán la máxima prioridad y la policía deberá comunicar a la Fiscalía los casos inmediatamente, además de que deberá movilizarse inmediatamente ante una denuncia, mientras que antes primero debía constatar si realmente era algo urgente.

Las víctimas además deberán ser escuchadas por un juez antes del tercer día después de la denuncia del maltrato y el plazo para acudir ante las autoridades aumenta de los seis meses al año.

Por otro lado, la nueva norma introduce penas más duras contra los casos de maltrato en el seno de las familias, con condenas de cárcel de entre tres y siete años, con un agravante en caso de cometerse contra menores, mientras que antes iban de los dos a los seis años.

Se refuerzan, además, las penas para quienes violen una orden de alejamiento, que podrán pasar en la cárcel hasta tres años.

Una novedad es la introducción de penas de entre uno y cinco años por el delito del matrimonio forzado, definido como una boda o unión civil consumada "bajo violencia o amenaza" aprovechando la condición de vulnerabilidad, inferioridad psíquica o necesidades de una persona.

Se considerará también delito si esta práctica es llevada a cabo en el extranjero por un residente en Italia e incluye un agravante que aumenta el castigo si la víctima es menor de edad.

También incluye sanciones contra la conocida como "venganza pornográfica", es decir, la publicación de imágenes o documentos íntimos y sexuales de otra persona sin su consentimiento. Acarreará penas de entre uno y seis años y multas de hasta 15.000 euros.

Entre otras cosas, la norma da más ayudas a los huérfanos del feminicidio, aumenta las penas contra el acoso y endurece la legislación para los casos de lesiones físicas gravísimas, como la deformación.

La oposición de izquierdas, el Partido Demócrata y Libres Iguales, se han abstenido en la votación al considerar, entre otras cosas, que la nueva norma no tendrá los recursos económicos necesarios para hacer frente a este problema.

En la primera mitad de 2019 hubo 39 casos de feminicidios, menos que los registrados en el mismo periodo del año anterior, cuando fueron 44, según recoge la asociación SOS Stalking.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, celebró esta nueva ley, que consideró "un primer paso", antes de apuntar que los datos hablan de una víctima de violencia machista cada 72 horas en Italia.

"Esto da la imagen de un país en el que, evidentemente, el problema de la violencia contra las mujeres es antes que nada cultural", lamentó en sus redes sociales.  

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes