Así se fraguó el cameo de Katy Perry en el videoclip de Taylor Swift

La aparición de Katy Perry en el último vídeo musical de Taylor Swift ha puesto oficialmente punto final a uno de los enfrentamientos más mediáticos de la industria musical, pero ese cameo que dura apenas unos segundos -en el que Taylor, vestida como un envase de cartón lleno de patatas fritas, y Katy, disfrazada de hamburguesa, se encuentran en medio de una multitud y se abrazan- ha tardado meses y meses en fraguarse.

Según se ha encargado de desvelar ahora Taylor, el acercamiento definitivo se produjo cuando se vieron cara a cara por primera vez después de que su antigua amiga le enviara una rama de olivo para proponerle que enterraran el hacha de guerra y desearle suerte de cara a su primer concierto de la gira 'Reputation'.

"Hace tiempo que lo superamos, pero la primera vez que nos vimos en persona fue en una fiesta y resultó evidente muy rápido que todo había cambiado. Que ambas habíamos crecido y que habíamos madurado lo suficiente para no permitir que nos enfrentaran. De pronto, volvimos a recordar cuánto tenemos en común: las dos llevamos tiempo en un punto muy bueno de nuestras vidas, y no sé si alguna de las dos pensamos que acabaríamos hablando públicamente de este tema", ha desvelado la cantante a su paso por el programa de radio 'Breakfast Show' de BBC Radio 1.

Sin embargo, cuando la estrella del pop empezó a trabajar en el concepto visual para el videoclip de su sencillo 'You Need to Calm Down', tuvo muy claro que Katy era la persona adecuada para representar el mensaje de celebración de la diversidad que deseaba transmitir a sus fans."Le envié un resumen muy largo de la trama del videoclip y me dijo que le encantaría que nosotras pudiéramos ser un símbolo de perdón y redención", ha afirmado.

El mérito de que lo hicieran vestidas como una especie de 'Happy Meal' le corresponde a Katy Perry, que ya había utilizado su disfraz de hamburguesa en la última gala del Met."No paraba de pensar que solo íbamos a compartir un momento muy breve en el vídeo y que si llevábamos puesta nuestra ropa normal cuando nos abrazáramos, no significaría lo mismo. Así que le propuse ponernos los disfraces de hamburguesa y patatas fritas como una metáfora de dos personas que están hechas la una para la otra y que son una pareja perfecta. ¡Y la pareció divertidísimo! Así que lo hicimos", ha desvelado Taylor.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes