Natalie Portman recuerda muchas historias sobre comportamientos inapropiados en Hollywood

La actriz Natalie Portman ha querido alzar una vez más la voz para denunciar el sexismo y los abusos de poder que siguen teniendo lugar en la meca del cine y que, especialmente desde hace unos meses, se han visto materializados con los escándalos sexuales en los que se han visto implicadas figuras antes tan respetadas de la industria como Harvey Weinstein o Kevin Spacey. Y aunque ella ha asegurado desde el primer momento no haber sido víctima de potenciales delitos como los que han venido experimentando muchos de sus compañeros de profesión, al mismo tiempo reconoce que, en retrospectiva, ella también ha vivido en primera persona ciertas situaciones ofensivas de las que, afortunadamente, ha podido salir airosa.

"Cuando escuché todas esas historias que estaban empezando a salir a la luz, mi reacción inicial fue la de: 'Qué suerte he tenido de que no me hayan ocurrido a mí'. Pero después, en retrospectiva, me he dado cuenta de que, aunque es verdad que nunca he sido agredida de esa manera, también he vivido momentos de acoso o discriminación a lo largo de mi carrera", ha explicado en un evento organizado en Los Ángeles por la revista Vulture.

"He pasado de pensar que no tenía nada que contar a recordar que al menos tengo unos cien relatos [sobre conductas de este tipo]. Y me imagino que a muchos otros les habrá pasado lo mismo que a mí, que se han dado cuenta de que ciertas cosas que dábamos por normales en la industria, como si fueran parte del proceso, no lo son tanto", ha aseverado.

En la línea de la también actriz Laura Dern, quien confesaba hace unas semanas haberse percatado a posteriori de que ciertos productores y grandes figuras del sector habían tratado de propasarse con ella, Natalie no ha dudado en rememorar un episodio concreto ocurrido hace ya varios años, cuando un ejecutivo la invitó a viajar con ella en un jet privado y posteriormente se dio cuenta de que solo había preparado una cama para que fuera compartida por los dos.

"No pasó nada, no fue una agresión. Simplemente dije que no me sentía cómoda en esa situación y mi decisión fue respetada. Pero claro que no era una situación aceptable. Se me intentó manipular y engañar y acabé bastante asustada", ha revelado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes