Marilyn Manson tilda a Justin Bieber de arrogante y estúpido

Aunque en marzo del año pasado Justin Bieber y Marilyn Manson sorprendieron a medio mundo compartiendo en sus respectivos perfiles de Instagram una foto tomándose un selfie juntos, parece que más que 'bff' -las siglas inglesas para referirse a 'mejores amigos de por vida'- ellos mantienen una relación característica de los 'frenemy' o amienemigos: aquellos que cara a cara se tratan con la mayor cordialidad posible mientras que en privado se desean lo peor.

Para ser justos, el primero que hizo méritos para dar el paso de un extremo al otro fue el joven canadiense, cuando utilizó una de las imágenes más icónicas del roquero en una de las camisetas del merchandising de su propia gira 'Purpose World Tour'.

Además de no solicitar el permiso de Manson, Bieber tuvo la osadía de incluir la frase: 'Más grande que Satán... Bieber' y venderla por 195 dólares en los almacenes de lujo Barneys, terminando de enfurecer al veterano artista.

En respuesta, Manson ha decidido desahogarse ahora a gusto contra el ídolo adolescente, revelando que su primer encuentro -el que documentaron en Instagram- no se produjo en términos tan cordiales como dieron a entender en las redes sociales.

"Ya llevaba puesta la camiseta con mi nombre, y se le ocurrió decirme: 'Te he vuelto a hacer relevante'. Grave error decirme algo así a mí. Fue un mierdeci**a, en el sentido de que tuvo la arrogancia de decirme eso. Y también es un tipo demasiado sobón, no para de tocarte mientras habla. Tuve que decirle: 'Tienes que calmarte y alejarte, estás encima de mí, ¿entendido? Así que aléjate de mí, chaval'", explica ahora Manson en una entrevista a Consequence of Sound.

En venganza por la osadía y grosería que desplegó el canadiense durante su conversación, la estrella del rock decidió gastarle una pesada broma."Al día siguiente le dije que iría a su prueba de sonido en el Staples Center para cantar 'Beautiful People'.

Se creyó que de verdad iba a aparecer, porque es así de estúpido", apunta. Respecto a la camiseta de la discordia, Manson -que sostiene que nadie le pidió su permiso u opinión al respecto- no le ha dado más vueltas al asunto tras conseguir que el equipo del intérprete de 'Sorry' le cediera todos los beneficios derivados de su venta.

"Ni siquiera pelearon o discutieron, es como si lo supieran: 'Sí, lo que hemos hecho está mal, aquí tienes el dinero'".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes