Jennifer Garner dice que sí a todas las peticiones de sus hijos durante un día al año

Como madre de una preadolescente y dos niños de diez y siete años, la palabra que más repite a diario Jennifer Garner es "no" y ella misma reconoce sin ningún pudor que se ha convertido en la encargada de impartir disciplina en su hogar o de "acabar con toda la diversión", según el punto de vista desde el que se mire.

Aunque la mayor parte del tiempo sobrelleva sin ningún problema esa responsabilidad, a la actriz también le gustaría ser considerada de vez en cuando "la mamá divertida" y no "la dragona", como la apodan cariñosamente sus retoños.

Por suerte, hace tiempo se le ocurrió una idea brillante para conseguirlo mientras leía uno de los libros favoritos de su hija: 'Yes Day', una historia escrita por Amy Krouse Rosenthal sobre una madre que durante un día al año dice que sí a todo y que ella pone en práctica anualmente con su propia prole accediendo a todo lo que le piden durante 24 horas.

"Un día al año solo puedo decir que sí. Da igual que quieran pizza con helado para desayunar o con pasta de dientes: tengo que decirles que sí, y es algo que hago desde hace años", ha desvelado a su paso por el programa de Jimmy Kimmel.

Jennifer también advierte que esa ocurrencia puede dar pie a muchos conflictos si no se sabe manejar con cuidado en el caso de las familias con niños de edades muy diferentes.

"Con tres hijos, es de esperar que cada uno de ellos tenga ideas diferentes: las expectativas de la de 13 años acerca de lo que quiere conseguir en el 'Día del sí' no son las mismas que las que tiene el de 7. Pero no les queda otro remedio que ponerse de acuerdo porque solo hay una jornada para todos. Al final, lo único en que coinciden es en querer hacerme quedar como una tonta".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes