Suki Waterhouse aclara que no "disparó" a nadie durante su último rodaje

Parece que Suki Waterhouse se ha puesto a sí misma en un aprieto con la historia que contó este miércoles en la premiere de su última película, 'Assassination Nation', acerca de cómo había herido por accidente a uno de los miembros del equipo cuando una bala rebotó de manera inesperada durante el rodaje de una escena de acción.

No cuesta demasiado imaginar que la parte concreta de sus declaraciones que no habría hecho demasiada gracia a los responsables de la cinta sería esa en la que reconocía que no había recibido demasiado entrenamiento en el manejo de armas -"No voy a mentir, sería como mucho una hora", aseguró- pese el alto contenido de violencia de la historia, lo que no dejaba precisamente en muy buen lugar a los responsables de seguridad del proyecto.

Esas sospechas se verían reforzadas por el hecho de que la joven británica haya recurrido ahora a la siempre útil esfera virtual para 'matizar' sus palabras, aclarando que se trató de un accidente inevitable y que ella había contado con su propio instructor para velar por su integridad física y la de quienes les rodeaban.

"Acabo de despertarme y he visto algunos artículos acerca de cómo le disparé a alguien en el set de rodaje de 'Assassination Nation'. Me gustaría aclarar que no le disparé a nadie. Una de las balas rebotó en el objetivo durante las prácticas y rozó la mano de mi instructor, lo cual es muy inusual, pero sucede", ha apuntado Suki. "La seguridad fue una prioridad durante todo el rodaje y no soportaría que esta historia socavara el trabajo de las personajes que cuidaron de nosotros tan bien".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes