Michael Caine no volverá a trabajar con Woody Allen

El veterano actor Michael Caine ganó uno de sus dos premios Óscar por su trabajo en 'Hannah y sus hermanas' a las órdenes de Woody Allen, pero a día de hoy tiene muy claro que jamás volverá a ponerse a las órdenes del controvertido cineasta.Las razones por las que el británico se ha sumado a la larga lista de artistas que ya han renegado del director son las mismas que han empujado a hacerlo al resto de sus compañeros de profesión: la acusación de abusos sexuales a su hija Dylan que pesa contra Woody Allen desde hace décadas y que volvió a salir a la luz hace unos meses en el marco del movimiento en contra de las agresiones y el acoso que sacude Hollywood estos días, impulsado por el otro hijo del realizador con su ex Mia Farrow, el periodista Ronan.

"Yo soy uno de los patrones de la Sociedad Nacional contra la Crueldad hacia los Niños y digamos que tenemos un punto de vista muy firme acerca de la pedofilia", ha explicado tajante Caine en una nueva entrevista al periódico The Guardian, en la que admite no ser capaz de asociar el terrible relato compartido con Dylan, quien recientemente ha vuelto a recordar en entrevistas y en las redes sociales cómo su padre la agredió sexualmente cuando solo tenía 7 años en el ático de su casa, con el hombre a quien él conoce desde hace más de tres décadas.

"Es algo que aún no soy capaz de asimilar, porque yo quería a Woody y disfruté mucho colaborando con él. Incluso fui yo quien le presentó a Mia", ha añadido en la misma línea que ya lo hacía recientemente.En su caso, el intérprete de 84 años no pretende borrar "No me arrepiento de haber trabajado con él, porque lo hice desde la más completa inocencia, pero no lo haría de nuevo, no".

La polémica en torno a Woody Allen y si la meca del cine debería o no enterrar en el fondo de un cajón su dilatada filmografía no es el único tema delicado sobre el que Caine se ha pronunciado sin ambages en su última entrevista. Las protestas acerca de la discriminación sexista o la brecha salarial entre hombres y mujeres que aún persiste en la industria cinematográfica son otros de los asuntos que ha abordado para explicar que, aunque apoye todos esos movimientos, él ha aceptado cobrar menos que sus co-protagonistas femeninas en varias ocasiones al considerar que era de lo más normal.

"Con Elizabeth Taylor, a mí me dieron el 10 por ciento de lo que le pagaban a ella. Nunca me di cuenta de que las mujeres cobraran menos. También compartí pantalla con Jane Fonda y ellas recibieron más dinero que yo, o el mismo", apunta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes