La eterna deuda de Cleveland: el título de la Serie Mundial

Se acabaron los días que Carlos Santana destrozaba pantallas de televisión a punta de batazos.

De vuelta en Cleveland tras un año en Filadelfia, donde acabó la obsesión de algunos de sus compañeros con el popular videojuego Fortnite con un swing, Santana se entusiasma con volver a un equipo con aspiraciones de acudir a la Serie Mundial.

No es que los Filis no tenían grandes aspiraciones, pero al capitular en septiembre, algunos de sus jugadores se escabullían de la cueva para divertirse con el video en el camerino.

Con los Indios, no deberían darse esa clase de distracciones.

Si bien el resto de la Central de la Liga Americana se reforzó en el invierno para reducir la brecha con los Indios, los campeones de la división en los tres últimos años perdieron algo de poder. Pero su base regresa casi intacta.

“Tenemos un gran equipo”, afirmó Santana, el primera base ambidiestro que Cleveland recuperó tras una negociación a tres bandas con Seattle y Tampa Bay en diciembre. "Minnesota y Chicago, estuvieron bien activos este invierno, pero nos sentimos confiados con el equipo que tenemos. Somos un equipo de playoffs. Estamos bien. No tenemos preocupaciones con la ofensiva, la defensa. Solo nos preocupa ganar”.

Con su estelar torpedero Francisco Lindor apurándose para estar en condiciones de jugar para el primer día, luego de sufrir una lesión en la pantorrilla poco antes de la pretemporada, los Indios no tienen demasiados motivos para temer que su supremacía en la división corra peligro. Y si las recientes aventuras del manager Terry Francona haciendo paracaidismo deportivo en Arizona son una señal, Cleveland está listo para enfrentar cualquier reto.

Sin embargo, el verdadero desafío de los Indios, para ganar su primera Serie Mundial desde 1948, es pasar por encima de Boston, Houston y Nueva York. La élite de la Liga Americana se mantuvo igual, en tanto que Cleveland redujo salario en la nómina cuando dejó partir en la agencia libre al jardinero Michael Brantley, al cerrador Cody Allen y al relevista zurdo Andrew Miller.

Los Indios, que perdieron ante los Yanquis y Astros en las series divisionales, también traspasaron al receptor Yan Gomes, al bateador designado Edwin Encarnación y al primera base Yonder Alonso, exponiéndose a un déficit de poder y hasta de liderazgo.

Pero no dejan de ser un equipo cargado de talento.

“Seguimos con muchas de las mismas piezas del núcleo y se puede decir que nos hemos renovado”, destacó el derecho Mike Clevinger, integrante de la que es considera la mejor rotación de las mayores.

También será intrigante el curso de la campaña para un equipo que puso a disposición al as Corey Kluber, además de Trevor Bauer, en el mercado de canjes, pero no jalaron el gatillo. Podrían canjear a uno de los dos en caso de un rumbo adverso.

Y si no, mejor no meterse con Santana.

Otros detalles sobre los Indios en una temporada en la que su ciudad será anfitriona del Juego de Estrellas.

LOS CINCO ABRIDORES: La rotación de Cleveland genera envidia. En 2018, fueron el primer equipo con cuatro pitchers distintos que registraron 200 ponches en la misma temporada. Kluber y el venezolano Carlos Carrasco son abridores de primera línea, y junto a Bauer, Clevinger y Shane Bieber (11-5 como novato), presumen contar con tres de los mejores derechos jóvenes. Tantas opciones explican la razón que contemplaron transferir a Kluber, dos veces ganador del Cy Young y con al menos 18 victorias en cada una de las últimas tres temporadas.

DÚO DINÁMICO: Ningún equipo tiene un 1-2 como el que conforman Lindor y el dominicano José Ramírez. Ambos ambidiestros, la dupla se convirtieron en los primeros jugadores del equipo en alcanzar al menos 35 jonrones, 35 dobles, 90 impulsadas y 25 robos en la misma campaña. Fueron los primeros compañeros con al menos 80 hits de extrabase desde los legendarios Yanquis Joe DiMaggio y Lou Gehrig.

TICK, TOCK: En vez de ir al arbitraje, Lindor firmó un contrato de 10,55 millones para esta temporada, aumento colosal con respecto al salario de 623.000 de la pasada temporada, pero nada cerca de lo que podría cobrar en la agencia libre. Eso deberá esperar hasta el final de la campaña de 2021. Los Indios tendrán que empezar a planificar un futuro sin Lindor, quien ha rechazado ofrecimientos previos para pactar extensiones.

NUEVOS ROSTROS: En busca del poder que perdieron — Encarnación, Brantley, Alonso y Gomes se combinaron para 88 jonrones y 314 impulsadas — los Indios adquirieron a Hanley Ramírez y Carlos González, dos veteranos en el ocaso de su carrera, mediante contratos de ligas menores. El dominicano Ramírez sería el bateador designado. Sin tener bien definida la situación en los jardines, Cleveland podría recurrir al venezolano González, quien lideró la Liga Nacional con 40 jonrones en 2015.

PROSPECTOS: El jardinero Oscar Mercado captó la atención con su magnífico rendimiento en la primavera y casi se ganó un puesto en el roster. El colombiano de 24 años comenzará la campaña en Triple-A, pero podría subir pronto dependiendo de las prestaciones de sus jardineros.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida