Telemetro Telemetro Logo

Debo comer vs quiero comer

¿Apetito, saciedad o ansiedad, cuál es cuál?

¿Cómo saber si lo que siento es apetito físico o es que emocionalmente "necesito algo" que me calme la ansiedad?, ¿Se puede morir por comer demasiado?

La respuesta a estas preguntas se basan en ciencia y no en especulaciones u opiniones, de hecho revisando el tema encontré algunas extravagancias que incluso se convirtieron en virales al salir a la luz pública, por ejemplo el caso de un niño que en 2015 y según la noticia, habría "explotado por comer".

Lo cierto, es que nuestro cerebro tiene varias formas de responder a los estímulos que nos provocan estas respuestas:


Estas son señales fisiológicas que necesitamos para saber cuándo necesitamos alimentarnos y cuándo hemos comido lo que requiere el cuerpo para seguir funcionando bien y aunque el centro de comandos sea el cerebro, en este caso los estudios han revelado que el sistema digestivo también origina órdenes de comer y parar de comer, un interruptor aparentemente simple pero en realidad extremadamente sofisticado.

A través de la evolución el cuerpo humano ha adquirido un tercer componente en este circuito que asegura la subsistencia y se trata de una forma de contrarrestar el estrés, el desasosiego, la depresión y la incertidumbre: LA ANSIEDAD. Típica la frase: "Tengo ganas de comer algo, pero no sé qué".

En su libro "Glup, Aventuras en el canal alimentario", Mary Roach, autora de literatura científica con toque de sarcasmo jocoso, describe cumpliendo con el rigor académico al respecto de interrogantes como estas:

Reconocer si lo que tienes es hambre o ansiedad es algo que involucra la comprensión de la forma en como nuestro cuerpo funciona.

En nuestro cerebro existen centros de control de todos los procesos que ocurren en nuestro cuerpo y que de alguna u otra forma toman las riendas de nuestra conducta.

La decisión de comer ocurre en el Hipotálamo, un lugar en nuestro sistema nervioso central en donde las señales electro químicas se convierten en conducta.

Neuro trasmisores y hormonas se encargarán de hacerte saber lo que haz de hacer, comer, dejar de comer o buscar "algo" que alivie el síntoma de abstinencia provocado por un estímulo emocional.

Quiero dejarte con las ansias de saber más al respecto de este tema y cómo reconocer los mensajes de nuestro estómago y de nuestros sentimientos escríbeme a las direcciones de correo o redes sociales que están aquí y nos veremos la próxima semana.

Recuerda la respuesta está en tu interior, no en lo que hay afuera.

Crea un Estilo de Vida que te ofrezca la capacidad de disfrutar tu VIDA360!

Nos vemos!!!