Telemetro Telemetro Logo

Mi “extra” cabellera

Siempre tuve el pelo largo. Generalmente castaño. Pero pasé por el flequillo, las capas, el rubio, negro, y fui hasta pelirroja (mi mejor color).

Nació mi hija y me corté el pelo al ras. Craso error. Ya mis famosos fibromas (de los que hable en un artículo anterior) estaban despiertos, y el cabello comenzó a adelgazar, a caerse, y a no crecer. Han pasado más de 10 años y apenas ahora que los fibromas se han ido, me está saliendo cabello nuevo, está creciendo y quizás comience a engrosar de nuevo. Felicidad.

Pero por suerte no he estado sola. Durante 3 años he tenido a "mis hijas". Mis extensiones. Tres hileras de cabello largo, grueso, frondoso, castaño y suave. Tres hileras de autoconfianza, seguridad, feminidad y belleza. Jamás subestimar recursos. Todo vale para ser y sentirnos mejor. A mí me ha hecho mucho bien en este proceso de espera de mejorar mi propia pelambre, contar con la ayuda de este increíble pelo Remy*... y hay veces en que realmente me ha ayudado tanto como un labial rojo, unas palabras de aliento o leer un artículo de meditación o autoayuda.

Mis hileras son de clip, me las sé poner en 1 minuto y siempre puedo jugar con peinados además de usarlas sueltas. Las lavo una vez al mes con champú, enjuague y tratamiento, las seco, les hago anchoas ¡y les hablo y les digo que son lo máximo!

La vida rápida, la comida rápida, la falta de vitaminas y colágeno, el stress, las penas, las preocupaciones. Son todos factores que se reflejan en nuestro aspecto.

Las caminatas sobre la arena en un atardecer, charlas con una buena amiga, una copa de champaña viendo una peli una noche solo para mí, un libro, una ducha tibia. Son buenos remedios.

El maquillaje, la ropa, un par de zapatos divinos, mis tres hileras de cabello suave y largo. Son la cereza del helado. Una enorme cereza roja, jugosa, importante.

Amo a "mis hijas". No solo me hacen ver más linda, me siento más linda, sonrío por ello, recibo sonrisas en retorno, y la energía fluye en todas direcciones. La alegría es de adentro hacia afuera, de afuera hacia adentro. De mí para el mundo, de mí para mi reflejo en el espejo. Todo vale.

Hace unos días "mis hijas" recibieron a sus nuevas hermanas. Largas, suaves, frondosas, no son castañas: son miel. Le han dado luz a mi cabeza y a mis ideas, estoy encantada con un cambio de look que ya tocaba. Hay una sensación muy poderosa en el proceso de elegir tu color, tu sistema, el largo y sentarte mientras te las ponen por primera vez. Un cambio mágico. Espectacular.

Las únicas extensiones de cabello que uso son de Hairsystem Panamá. Estoy fascinada con ellas. Y creo que ellas también me quieren a mí.

*remy: el cabello Remy es el más valorado en el tema< de las extensiones, pues es el que luce más natural. El proceso por el cual se consigue el cabello Remy tiene como objetivo que las cutículas permanezcan intactas y alineadas en la misma dirección. El cabello Remy da una apariencia más elegante y duradera.

Interesante: los primeros usos de pelucas y extensiones de cabello se remontan a la antigua época egipcia. Hombres y mujeres las usaban para mejorar su aspecto y los materiales del poder adquisitivo de sus usuarios, el pelo humano era el material más caro.