Telemetro Telemetro Logo

Personal shopping... ¡Nos vamos de tiendas!

Renovador, refrescante, divertido... y caro si no lo haces a conciencia.

Armar un clóset eficiente es un desafío que puede tomar hasta seis meses.

¿EL RESULTADO?

Eficiencia, optimización, practicidad, comodidad, ahorro, consistencia en el estilo, felicidad.

El proceso puede tomar una tarde, un día o incluso varios.

Todo depende de la meta del cliente, de su ritmo, de su talla, de su deseo de llevar a cabo un plan efectivo y global.

Antes que nada, definimos cuáles son tus mejores colores y, sobre todo, cuáles NO LO SON, y se van descartando. Se inicia en tiendas grandes, para armar un fondo de closet. Luego, prendas especiales tipo boutique.

Zapatos, bolsos, accesorios.

Este es un viaje de experiencias, de sensaciones y descubrimientos.

Sales de tu zona de confort para entrar en un mundo donde no te reconocerás en el espejo, y te encantará lo que ves.

La esencia permanece, la integridad y la personalidad también. Pero vistos desde un ojo con más brillo, estrategia y armonía.


EL PROCESO

En algunos casos, el Personal Shopping inicia con un análisis y limpieza de tu closet. A veces sola. A veces CONMIGO.

Si he sido invitada a las entrañas del dragón es porque has descubierto que tienes un closet LLENO de NADA que ponerte

Tú me explicas cómo está ordenado y por qué. Si se necesita, ordenamos, clasificamos sin retirar nada y sólo para poder ver todo con claridad. Después inicia la edición: unas piezas se van sacando, otras se quedan, otras habrá que vértelas puestas. Unos minutos después tendremos una montaña de "adioses". Ahora el closet se ve como lo sentias: vacío, huérfano, incompleto, aburrido o quizás todas las anteriores.

Hacemos lo mismo con los zapatos y los accesorios. Todo pasa por las preguntas de rigor, el análisis y el realismo que yo llevo para compensar tu romanticismo.

Ya con un closet claro y real, sabemos qué te hace falta.

Uno, dos o tres días de tiendas es el siguiente paso.

Inicia básico y para completar los espacios vacíos. Luego, lo que no estaba y es importante tener. Finalmente, los complementos, la cereza del helado, los detalles WOW.

En el camino te saco de tu zona de fonfort: te probarás cosas que JAMÁS habrías pensado... y te encantará!

Te invito a un viaje al closet de Barbie. Tú eres Barbie y yo el hada madrina. ¿Qué tienes que perder?